¡Viva Cuba socialista!
¡Larga vida a las jineteras!